miércoles, 6 de julio de 2011

Esos locos que enseñan. Yo los conozco. Los he visto muchas veces. Son raros. Algunos salen temprano por la mañana y están en el cole una hora antes,otros salen del cole una hora más tarde porque tienen entrevistas con los padres que trabajan y no pueden acudir a otra hora, otros recorren todos los días más de 100Km de ida y otros tantos de vuelta. Están locos.


En verano les dan vacaciones, pero no desconectan del todo, piensan en sus clases, preparan tareas para el curso siguiente. En invierno hablan mucho, siempre llevan caramelos de miel y limón en los bolsillos, otros con una botella de agua a su lado. Su garganta siempre está dolorida, pero siguen enseñando, a veces fuerzan su voz, pero siguen transmitiendo sus conocimientos con cariño e ilusión.


Yo los he visto, no están bien de la cabeza. Salen de excursión con sus alumnos y se encargan de gestionar autorizaciones, recogida de dinero y responsabilidad extra.


Qué será de ellos y ellas. Por la noche sueñan con el colegio, se les aparecen planetas, ecosistemas y personajes históricos. He escuchado que llegan cargados con cuadernillos y exámenes, que han corregido la tarde anterior en su casa.


Son mujeres y hombres, casados, solteros,...de diferentes edades, pero a todos les apasiona su trabajo, ver crecer a sus alumnos, ayudarlos y conseguir de ellos ciudadanos competentes.


Los he visto muchas veces. Están mal de la cabeza. Algunos dicen de ellos que viven muy bien, pero les han recortado el sueldo y siguen trabajando incluso más que antes, algunos no miran ni su nómina porque su pasión por la enseñanza los hace ciegos a pensar en el cobro. Disfrutan con lo que hacen, aunque haya padres que no los valoren, les critiquen e incluso les quiten autoridad, (a veces hasta les agreden), pero ellos siguen hacia adelante.


Están mal; por las tardes quedan para hacer cursos de formación y no les importa perder tiempo de su ocio para reciclarse.


Dicen que son autocríticos y que hacen balance de sus experiencias educativas, que se frustran cuando no salen las cosas como esperaban,
que se alegran cuando sus alumnos avanzan.


Están mal de la cabeza, yo los he visto. Dicen de algunos que fueron muy importantes, que siempre tienen palabras de aliento; dicen sólo que son MAESTROS y que se sienten MUY ORGULLOSOS DE SERLO.


Enviado por BELEN SAGRADO.
Gracias Belen.


CREO

Creo en mi mismo y en los que trabajan conmigo.
Creo en mis amigos y creo en mi familia.
Creo que Dios me prestará todo lo que necesito para triunfar, mientras que yo me esfuerce para alcanzarlo con medios lícitos y honestos.
Creo en las oraciones y nunca cerraré mis ojos para dormir, sin pedir antes la debida orientación a fin de ser paciente con los otros y tolerante con los que no cree como yo creo.
Creo que el triunfo es el resultado del esfuerzo inteligente, que no depende de la surte, de magia, de amigos, compañeros dudosos o de jefes.
Y creo que sacaré de la vida exactamente lo que coloqué en ella, y siendo así, seré cauteloso cuando trate a los otros como quiero que ellas sean conmigo…
No calumniaré a aquellos que no me gustan y no disminuiré mi trabajo por ver que los otros lo hacen.
A cambio, prestaré el mejor servicio de que soy capaz porque me juré a mí mismo triunfar en la vida y sé que el triunfo es siempre resultado del esfuerzo consciente y eficaz.
Finalmente, perdonaré a los que me ofenden porque comprendo que algunas veces yo también ofendo a los otros y necesito perdón.

"CUANDO UN UNICO HOMBRE ALCANZA LA PLENITUD DEL AMOR, NEUTRALIZA EL ODIO DE VARIOS..."


MAHATMA GANDHI
sacado del Blog http://miciudaddeangeles.blogspot.com/

ORACION DE LA MADRE TERESA DE CALCUTA

Hamado Jesús, ayúdanos a esparcir tu fragancia dondequiera que vayamos,
anega nuestras almas de tu espìritu y vida,
penetra y posee nuestro entero ser hasta tal punto
que nuestras vidas no sean más que una emanación de la tuya.

Brilla a través de nosotros
y mora en nosotros, de manera
que toda alma que se nos acerque
pueda sentir tu presencia en nuestras almas.

Haz que nos miren y ya no nos vean a nosotros,
sino sólo a Jesús.

Quédate con nosotros,
y entonces comenzaremos a brillar como brillas tú;
a brillar para servir de luz a los demás;
la luz, oh Jesús, iradiará toda de Ti, no de nosotros;
serás Tú, brillando sobre los demás a través de nosotros.

Así pues, permítenos alabarte de la manera que más te gusta,
brillando sobre quienes nos rodean.

Haz que prediquemos sin predicar,
no mediante la palabra, sino con nuestro ejemplo,
por la fuerza contagiosa,
por la influencia beneficiosa de lo que hacemos,
por la manifiesta plenitud del amor que nuestros corazones te profesan.

Amén.

HERMOSAS LECTURAS